SERPIENTES VENEZOLANAS
GENERALIDADES
SISTEMATICA
ANATOMIA
FAMILIAS
PATOLOGIAS
PRINCIPIOS DE CIRUGIAS
TERRARIO
VENENO
CLINICA
CURRICULUM VITAE
ENLACE
SISTEMATICA

La Sistemática es la rama de la Biología que se encara del perfeccionamiento del proceso de identificación y agrupación de los organismos y puede definirse como la ciencia que trata la diversidad orgánica o dicho de otra forma, la ciencia de las relaciones de parentesco de los organismos.
Imagen
El objetivo de la Sistemática es buscar un sistema de clasificación cada vez más perfecto, es decir que exprese de la mejor manera posible los grados de similitud entre los organismos. Para lograr estos objetivos debe estudiar las variaciones y establecer grupos con los miembros que posean el mayor número de caracteres comunes posibles. Sin embargo, son precisamente estos caracteres y su manera de interpretarlos, lo que ha determinado que en la actualidad existan tres corrientes o escuelas con diferentes filosofía para la Clasificación Zoológica.

1.- LA ESCUELA FENETICA O DE LA TAXONOMIA NUMÉRICA: Esta escuela se basa en el uso de un método que permite cuantificar los grados de similitud de caracteres entre los organismos, eliminando así toda apreciación cualitativa y subjetiva. Utiliza la tabulación matemática de muchos caracteres, evaluándolos mediante programas realizados por modernas computadoras. Los principales seguidores de esta escuela son R. Sokai y P. Sneath (1963). Se le critica principalmente por su insistencia en dar igual peso a todos los caracteres, es decir, no toma en cuenta que pueden existir caracteres más importantes que otros. Por ejemplo, al diferenciar vertebrados, puede ser más importante la estructura del aparato respiratorio que la forma de una determinada extremidad. Por otra parte, se ha demostrado que las clasificaciones producto de estas estimaciones de similitud, difieren según se utilicen caracteres morfológicos o caracteres bioquímicos y aún difieren según las diferentes partes del cuerpo. La clasificación numérica carece de toda información filética y en muchos grupos es muy difícil tabular una cantidad suficiente de caracteres para obtener un resultado confiable.

2.- LA ESCUELA FILOGENÉTICA O CLADISTA: Su objetivo es también tratar de eliminar toda subjetividad de la clasificación. Se basa exclusivamente en la secuencia evolutiva de los grupos, determinando el ancestro común y considerando las relaciones sólo en base al parentesco. Para lograr su objetivo, se realiza el patrón de ramificación del árbol filogenético de las serpientes o grupos que se quieren clasificar. Este patrón recibe el nombre de cladograma y no es más que una secuencia de dicotomías que representan la aparición de dos especies hermanas a partir de un ancestro en común. La especie ancestral junto con todos sus descendientes deben ser incluidos en un sólo grupo o taxón. Así por ejemplo, las Aves y los Mamíferos descienden de los Reptiles primitivos llamados Archosauria, por lo que deben formar un sólo taxón donde se incluiría también a los Cocodrilos que son los únicos Archosauria sobrevivientes.

El aspecto fundamental de la escuela cladista es el análisis detallado de todos los caracteres en forma comparada y la diferenciación de los caracteres ancestrales (plesiomorfos) y los caracteres derivados (apomorfos). Si diversas especies o grupos presentan un carácter derivado común (sinamorfo), se debe suponer que todos descienden de una misma especie ancestral. Esta forma de analizar parentesco permite reconstruir la filogenia sin necesidad de disponer de material fósil. Se le critica por el sentido que le da al cladograma, el cual no es una clasificación porque ignora los cambios evolutivos subsiguientes a la separación de líneas evolutivas y además esa evolución posterior puede ser tan drásticamente distinta entre grupos hermanos, que puede justificar su clasificación en categorías diferentes. Por otra parte, la división de la línea evolutiva a partir de un ancestro común, no siempre debe ser dicotómica sino que pueden ser en más de dos descendientes y aún poder originar posteriormente otros grupos repetidas veces sin necesidad de desaparecer. Entre las dificultades del método se puede afirmar que no siempre es fácil determinar si un carácter tiene un mismo origen ancestral (homología) o si por el contrario es el resultado de una convergencia evolutiva y tiene orígenes diferentes (analogía). El principal seguidor de esta escuela es W. Hennig (1966).

3.- LA ESCUELA TRADICIONAL O EVOLUCIONISTA: Esta escuela trata de representar a los grupos, en un sistema clasificatorio, como producto final de la evolución. Toma en cuenta no sólo las ramificaciones de las líneas evolutivas sino que también analiza la divergencia posterior de sus descendientes, es decir, una especie o un grupo de especies puede diferir mucho de sus “hermanos” debido a que invadió un nuevo ambiente. Por ejemplo, en la evolución de los tetrápodos a partir de los peces, se sucedió la invasión de la tierra firme desde el mar y deben analizarse los cambios evolutivos que esto implica. Esta escuela se ayuda con todos los métodos de clasificación vistos anteriormente y sus principales exponentes son G. Simpson (1961) y E. Mayr (1969). Se diferencia de los cladistas en que aquí se da mucho peso a los caracteres derivados únicos, es decir, a los caracteres adquiridos por un grupo hermano pero no por el otro. Para repetir el ejemplo dado en la clasificación cladista, vemos que aquí las Aves y los Mamíferos, aún teniendo un ancestro común los Reptiles, se han distanciado tanto que merecen ser tratados como taxa separados.

DIVISIONES DE LA SISTEMÁTICA:

La Sistemática es denominada, a veces Taxonomía, pero ésta es considerada sólo como una parte de la Sistemática, que se encarga del estudio de los principios y prácticas de la Clasificación. En ese sentido es necesario aclarar bien que la Clasificación es el proceso de ordenamiento de la diversidad orgánica dentro de un sistema, es decir una operación derivada de la Taxonomía y cuyo objetivo es crear grupos. La Nomenclatura por su parte, se encarga de aplicar los nombres a los grupos, basándose en una serie de leyes y reglamentos. En otras palabras, la clasificación precede a la Nomenclatura y ésta es independiente de aquélla.

TAXONOMÍA ZOOLÓGICA: Según Mayr (1969), la podemos definir como la Ciencia que regula y fija los fundamentos teóricos de las clasificaciones. Es la que estudia los criterios de clasificación.

La diversidad orgánica es tan grande que la magnitud de la tarea de la Taxonomía salta a la vista. Tomemos en cuenta que hoy en día se conocen más de un tercio de millón de especies vegetales y un número mucho más elevado de especies animales, que se han estimado en más de millón y medio. Si pensamos, por ejemplo, que el cálculo estimado de probables especies de Insectos es de unos tres millones y que cada especie tiene un promedio de cinco fases morfológicas diferentes, eventualmente se necesitarán 15 millones de descripciones para caracterizar a un sólo grupo animal, el de los Insectos.

La Taxonomía es una parte fundamental de la Zoología, ya que los animales no pueden estudiarse hasta tanto no se les identifique y es también sintética porque a través de su proceso reúne, utiliza o complementa todo lo que se conoce de los animales.

A pesar de algunas opiniones contrarias, la Taxonomía es una disciplina básica para el investigador en Zoología, cualquiera que sea su disciplina o campo de trabajo. Una ubicación taxonómica de la especie o especies con que se trabaja es fundamental y es a menudo la propia Taxonomía la que plantea problemas básicos en campos como la Genética, Ecología, Etología, Evolución y muchos otros.

HISTORIA DE LA TAXONOMÍA: Los criterios de Clasificación han ido cambiando a través del tiempo y por ello hacer un recuento histórico resulta interesante para conocer su evolución. Este proceso no ha sido igual para todos los grupos animales, ni para las diferentes regiones geográficas, ya que los estudios taxonómicos están más avanzados en los grupos más populares, tales como mariposas y Aves, y en regiones geográficas más desarrolladas como Europa y Estados Unidos. Desde la antigüedad el hombre ha sentido la necesidad de explicarse el origen de los seres vivos y de una u otra forma ha buscado una clasificación de acuerdo a sus necesidades inmediatas. Algunos filósofos muy antiguos y de cuyos pensamientos sólo han quedado fragmentos, tenían concepciones de la naturaleza y algunas teorías sobre la diversidad orgánica. Así, Anaximandro (Geógrafo y Astrónomo griego del año 610 al 546 a.c.) creía que los organismos superiores nacieron a partir de inferiores por medio de transformaciones o metamorfosis, tal como una pupa o crisálida nace una mariposa. El hombre, como ejemplo, había salido de una especie de pez en el cual había permanecido como embrión hasta llegar a la madurez y quitarse la coraza del pez.

Empedocles (Filósofo y Físico del año de 495 al 435 a.c.) decía que todos los organismos procedían de la unión de diferentes cantidades de cuatro elementos esenciales: Aire, agua, fuego y tierra. Para él se formaban primero piezas aisladas como cabezas, alas, ojos, etc., que flotaban y se atraían mutuamente hasta formar cuerpos perfectos. Las primeras ideas clasificatorias vendrán después, principalmente con el pensamiento de Platón (Filósofo griego del año 427 al 347 a.c.), conocimientos de Platón, dedicó mucho tiempo a estudios de anatomía y fisiología animal y a él debemos la teoría de especie que apunta por primera vez que ella debe reconocerse por su capacidad reproductiva. También creía que los cuerpos estaban formados por los cuatro elementos esenciales señalados por Empedocles. Así por ejemplo, la sangre que es caliente (fuego) y líquida (agua) es de suma importancia en sus clasificaciones y le sirvió para dividir a todos los animales en dos grupos:

A) ANAIMA o animales sin sangre.

1.— Moluscos (Cefalóspodos solamente)
2.— Malacostráceos (Crustáceos superiores)
3.— Entoma (Insectos, Arácnidos y Anélidos)
4.— Ostracodermos (Caracoles y Equinodermos)

B) ENAIMA o animales con sangre

1.— Cuadrúpedos vivíparos (Mamíferos)
2.— Aves
3.— Cuadrúpedos ovíparos (Reptiles y Anfibios)
4.— Peces

Por esta clasificación, considerada una de las más antiguas que se conoce, se le ha llamado “el padre de la Zoología”. Para la época se creía firmemente que los animales fueron creados por un principio perfeccionador y en la generación espontánea. Estas ideas permanecieron durante muchos siglos.

La Taxonomía se ocupó por mucho tiempo de estudiar faunas locales sin establecer relaciones entre las regiones. Era puramente descriptiva y se establecían grupos sin relacionar similitudes morfológicas, etc. Este tipo de Taxonomía alcanzó su máximo desarrollo con el célebre médico naturalista sueco, Carlos Von Linnaeus (1707 - 1778), a quien se le conoce como el “padre de la Taxonomía”. En la décima edición de su obra “Sistema Naturae” publicada en 1758 presenta, entre otras cosas:

1.— El reconocimiento de la “especie” como unidad básica de la clasificación.

2.- La aplicación de la Nomenclatura “binomial” para los nombres de las especies.

3.- La utilización de una escala jerárquica para la clasificación: Clase, Orden, Familia, Género y Especie.

4.- Distinguió como clases importantes a los Mamíferos, Aves, Anfibios (Reptiles, Anfibios y Cetáceos), Peces, Insectos y Vermes (invertebrados exceptos Insectos).

A Linnaeus se le debe la finalización del caos taxonómico que imperaba hasta entonces, aunque, aún tenía un concepto “fijista” de la especie, es decir creía que eran creadas por un ser supremo y consideradas como entidades sin variaciones.

Para el siglo XVIII ya se conocía la doctrina de la evolución y sus aspectos eran discutidos frecuentemente en los diferentes círculos científicos, sin embargo, no fue hasta el siglo XIX cuando se difundieron y establecieron definitivamente las teorías evolucionistas y la introducción de evidencias evolutivas a la Taxonomía.

Buffon (1707 - 1788). Naturalista y escritor francés, era muy conocido por su obra “Histoire Naturelle” en 44 volúmenes, algunos de los cuales fueron publicados después de su muerte. El creía que la naturaleza era un todo regido por leyes calculables y se opuso a los sistemas de clasificación, principalmente al de Linnaeus, considerando además a la especie como una entidad biológica única, negando la validez de otras agrupaciones más complejas. Fue partidario de un transformismo limitado y según él, todos los animales derivarían, por generación espontánea, de moléculas orgánicas de naturaleza distinta a la materia inanimada, que darían lugar a 38 tipos originales, de donde se produjeron todos los demás animales.

El siglo XIX se conoce como el período de “la aceptación de la evolución”. Se caracterizó por un intenso interés en las faunas exóticas, por las grandes expediciones y viajes científicos que permitieron acumular un vasto número de ejemplares.

Lamarck (1144 - 1829). Naturalista francés, ideó el sistema de claves dicotómicas que aplicó a los vegetales. Separó los invertebrados y vertebrados y se aproximó bastante a la teoría celular. Sus estudios lo llevaron a formular su teoría de la evolución, que expuso en su obra ‘Phvlosophie Zoologique” (1809) donde afirma que las especies no son constantes sino que derivan de especies pre-existentes. Su teoría se puede resumir en cuatro puntos:

1. Los organismos tienden a aumentar de tamaño continuamente.
2. El origen de un nuevo órgano está motivado por una nueva necesidad.
3. El uso y desuso de las partes del organismo conducen a su mayor o menor desarrollo.
4. Todos esos cambios se transmiten a la descendencia.

Para el lamarckismo la clave de la evolución es la “necesidad de adaptación” y el neolamarckismo considera que los fenómenos hereditarios son respuestas a la influencia ambiental.

Darwin (1809 - 1882). Naturalista británico, fue el exponente más importante de este siglo. Sus primeros años escolares son poco provechosos, pero después logra graduarse en la Universidad de Cambridge. A propuesta del botánico Henslow se embarca, como naturalista, a bordo del “Beagle”, visitando varias islas del Atlántico y del Pacífico y las costas de América del Sur (1831 - 1836), acumulando información para sus estudios posteriores. Preocupado por el problema de la variación y origen de las especies, sostuvo comunicaciones frecuentes con Wallace, biólogo británico que viajó por diversas partes del globo, incluyendo el Amazonas. Ambos formularon la teoría evolutiva, publicando la obra “El Origen De Las Especies Por La Selección Natural”, la cual obtuvo un éxito resonante y modificó por completo la Biología de su tiempo y dejó sentir su influencia en todos los ámbitos del pensamiento. Podemos exponer la teoría de Darwin en seis postulados:

1. Una tendencia al aumento geométrico en número. Todos los animales y plantas producen más descendencia de la que es necesaria para reemplazarlos.

2. Constancia relativa de la población. A pesar del hecho de que los animales y plantas producen progenie en exceso, la población de una especie en una región determinada sobre un período de tiempo dado permanece relativamente constante.

3. Competencia por la supervivencia y reproducción. Existe competencia por espacio, alimento y pareja.

4. Variación entre individuos. En cualquier población animal no hay dos individuos iguales.

5. Selección natural. Aquellos individuos mejor adaptados para sobrevivir, sobreviven y transmiten sus variaciones a las generaciones futuras y aquellos que están pobremente adaptados no lo hacen.

6. Cambio continúo del medio ambiente. La Tierra no ha permanecido estable y se producen constantemente cambios rápidos y a largo plazo, lo que determina que los animales vivan en medios ambientes donde estén bien adaptados.

La ocurrencia de la evolución se considera ahora como infinitamente probable. No existe ninguna o casi ninguna evidencia de que el cambio gradual a través del tiempo y la herencia con modificación, no haya sido la regla. El darwinismo, modificado por la teoría altamente probable y como la mejor explicación que tenemos en el momento actual.

En el mismo siglo XIX, son también muy importantes los aportes de Cuvier (1769 - 1832), naturalista francés, quien se considera el fundador de la Paleontología y la Anatomía Comparada. Era enemigo de la teoría evolucionista y sin embargo, sus estudios aportaron mucho a esta teoría. Su concepto de especie era “fijista’. Su clasificación zoológica fue la que originó la clasificación moderna, creando cuatro troncos principales: Vertebrados, Articulados, Moluscos y Radiados. Esta clasificación y muchas otras condujeron de manera inevitable a los planteamientos de la evolución, pues la expiración más clara para comprender las semejanzas encontradas era suponer que procedían de antepasados comunes, a partir de los cuales fueron apareciendo las diversas categorías que continuaban diferenciándose hasta llegar a las especies actuales. Cada categoría significaba un grado de parentesco.

Uno de los principios básicos de la Anatomía Comparada es la homología y analogía de los órganos. Homólogos son órganos semejantes para provenir de un mismo origen, como por ejemplo, las aletas de las ballenas y las patas del caballo. Análogos son órganos que aunque presentan semejanza, ésta responde a procesos y no de parentesco, como por ejemplo las alas de las Aves (derivadas del esqueleto de las extremidades) y las alas de los Insectos (prolongaciones de la pared del cuerpo).

Las semejanzas profundas son las homólogas y en ellas se basaron las agrupaciones de Cuvier.

Todos estos conocimientos básicos, más los nuevos aportes de ciencias como la Anatomía Comparada, Paleontología, Embriología, Genética, Zoogeografía, Bioquímica y otras, han dado nuevas luces para una mejor comprensión de las relaciones entre los seres vivos existentes y extintos y por ende a la aproximación cada vez mayor a una verdadera clasificación natural.

FUNCIONES DE LA TAXONOMIA

Las personas encargadas de los estudios taxonómicos de cualquier grupo de organismos, debe realizar diversas labores, que podrían resumirse así:

La Identificación. La primera tarea básica que debe realizar el taxónomo es la identificación de los organismos. Ello implica un trabajo analítico que permita separar casi ilimitada y confusa cantidad de organismos en especies fácilmente reconocibles. Para facilitar esta labor es necesario hacer una descripción y saber diferenciar aquellos caracteres de diagnóstico que permiten identificar la especie de acuerdo a comparaciones. En caso de no haber sido descrita con anterioridad, debe darle un nombre científico que establecerá su identidad para cualquier otra persona en cualquier parte del Mundo.

La Clasificación. El trabajo no puede limitarse a la descripción de las especies, puesto que pronto nos encontraríamos con una situación crítica, debido a la acumulación siempre creciente de descripciones. Por ello es que se hace necesario un ordenamiento de las especies en grupos o categorías superiores.

Sistemática. El ordenamiento en categorías no tendría sentido sin la existencia de un criterio o base para realizar -un sistema de clasificación. De allí que el sistemático debe determinar si las similitudes entre grupos se deben a convergencias en su camino evolutivo o a verdaderas relaciones filogenéticas, es decir, debe buscar las relaciones de parentesco entre los grupos que permitan establecer un sistema de clasificación que se aproxime lo más posible a un sistema natural.

LOS CARACTERES TAXONÓMICOS:

La esencia de las investigaciones taxonómicas es el análisis del material y la síntesis de los resultados en un sistema del material y la síntesis de los resultados en un sistema de clasificación. Para el primer caso se buscan y evalúan diferencias y en el segundo, semejanzas. En ambos casos, se observan caracteres de los organismos que se conocen con el nombre de “Caracteres Taxonómicos” y se pueden definir como “cualquier atributo de un organismo o grupos de organismos que lo diferencia de cualquier otro perteneciente a un taxón distinto, o lo asemeja a otro que es del mismo taxón”. Así los caracteres taxonómicos sirven para señalar diferencias del mismo género pueden diferir entre sí en más de 400 caracteres y habría que hacer una descripción de ambas, tomando en cuenta todas esa diferencias mediante un lento y extenso trabajo. Sin embargo, en la práctica esto no es necesario y sólo unas pocas diferencias pueden ser suficientes pera asegurar un diagnóstico correcto de las especies.

Los caracteres que se tomen para hacer un diagnóstico deben ser prácticos y sobre todo, estar relacionados con una estructura fácilmente visible y de poca variabilidad. Se debe tener claro que un carácter de diagnóstico es muy útil para el taxónomo, pero no significa que sea biológicamente importante para la especie.

Para que un carácter taxonómico tenga Valor en el diagnóstico, debe ser constante para todos los miembros de un carácter taxonómico no tiene igual valor dentro de categoría diferentes; así por ejemplo, el número de premolares es importante en la clasificación de los primates y permite separar los Monos Catarrinos de los Platirrinos, pero no tiene ningún valor de diagnóstico para separar las tres subclases de Mamíferos.

Los caracteres taxonómicos pueden ser morfológicos, fisiológicos, ecológicos, geográficos, etc. En algunos casos, de acuerdo con el grupo, será más práctico y conveniente usar los morfológicos y en otros los fisiológicos. En el caso de la identificación de especies de insectos, se utiliza con frecuencia la morfología del aparato genital del macho, como un buen carácter de diagnóstico.

En Bacteriología los caracteres taxonómicos de diagnóstico son usualmente del tipo fisiológico. También a distintos niveles de categorías taxonómicas, unos caracteres pueden ser más significativos que otros. Así por ejemplo, para separar subespecies los caracteres geográficos o ecológicos son muy importantes, mientras que en categorías superiores los caracteres morfológicos a nivel embriológico y de anatomía interna son de mayor valor.

CATEGORÍAS TAXONOMICAS:
Cuando las especies se comparan entre sí se considera conveniente agrupar juntas aquellas con el mayor número de caracteres en común, en grupos mas amplios (géneros). Estos grupos se pueden también agrupar a su vez dentro de una serie ascendente de categorías se denomina sistema jerárquico de clasificación. Ello no sólo busca un ordenamiento práctico con el objeto de manejar los grupos animales, sino que también presenta una base biológica para expresar los diferentes grados de divergencia evolutiva.

Los niveles o categorías taxonómicas más empleados se indican en el cuadro 2, comparándolos con las categorías que se utilizan en la clasificación de las plantas. Se pueden utilizar categorías adicionales si es necesario, pero el ordenamiento debe seguirse estrictamente. Todos los grupos así concebidos, a cualquier nivel de la jerarquía, se denominan “categorías taxonómicas” y el grupo de organismos dentro de cada categoría se denomina “unidad taxonómica” o taxón (plural taxa). Así podemos decir, como ejemplo, que Homo, el género del hombre, es un taxón de la categoría genérica.

CUADRO 2. Categorías de la jerarquía taxonómica empleadas en Zoología, ordenadas en la forma correlativa correcta. Entre paréntesis se indica el nombre equivalente en castellano. Las categorías más importantes se indican en mayúsculas.

ZOOLOGÍA
Latín (Castellano)


REGUM (Reino)
Subregnum (Subreino)
Superphylum (Supertronco)
PHYLUM (Tronco)
Subphy 1 um (Subt ronco)
Supere 1 assi s (Supere] ase)
CLASSIS (Clase)
Subclassis (Subclase)
Infracl assi s (Infracl ase)
Superordo (Superorden)
ORDO (Orden)
Subordo (Suborden)
Infraordo (Infraorden)
Superfamilia (Superfamilia)
FAMILIA (Familia)
Subfamilia (Subfamilia)
Supertribu (Supertribu)
Tribus (Tribu)
Subtribu (Subtribu)
GENUS (Género)
Subgenus (Subgénero)
SPECIES (Especies)
Subspecie (Subespecie)



E] rango taxonómico se refiere al valor jerárquico en la escala, así por ejemplo la categoría “clase” es de rango mayor que la categoría “orden”.

Las categorías taxonómicas las podemos separar en tres conjuntos; la categoría especie”, la cual se considera la unidad básica, las categorías infraespecificas que son divisiones de la especie, y las categorías supraespecíficas que son agrupamientos de especies.

La Categoría especie: La especie es la categoría más importante, no solamente para el taxónomo, sino para el biólogo en general. El concepto de especie en Biología lo encontramos ya en 1686, en la obra “Historia Plantarum” del botánico J. Ray y permaneció sin modificaciones hasta el siglo XIX. A los taxónomos de esta época les llamó la atención el hecho de que las poblaciones naturales no eran continúas y diferían entre si en caracteres conspíscuos que llamaron caracteres específicos y definieron la especie en base al grado de diferencias morfológicas. Tal definición no se sostuvo debido a que se encontró que individuos que se diferenciaban claramente por caracteres morfológicos, eran en realidad de la misma especie y esas diferencias se debían a la edad, dimorfismo sexual, polimorfismo y otras causas de variación individual. También llamaba la atención la existencia de poblaciones, prácticamente inseparables en base a caracteres morfológicos, y que ocupando la misma área no se cruzaban entre si. Por ello se hizo necesario buscar una definición de la especie que no se basara sólo en la Morfología y como quiera que el carácter especifico más constante es el aislamiento reproductivo, se ha tomado este atributo como el criterio más completo, al menos teóricamente. De esta manera, el llamado concepto tipológico de la especie se sustituye, sin dejar de reconocer su valor práctico, por un concepto biológico, que reconoce a la especie como la unidad de la evolución, con tres propiedades básicas:

a.- Tiene un reservorio génico propio.

b.— Existen mecanismos de aislamiento reproductivo.

c.- Tienen un nicho ecológico determinado.

La especie tiene así una posición única dentro del sistema natural. Es la única categoría taxonómica que puede ser objetivamente definida y delimitada, con una localidad determinada y un significado ecológico preciso.

Las Categorías Infraespecíficas: El concepto original de especie propio de los naturalistas (esencialistas) del siglo XVIII (Ray, Linnaeus, etc.), se aplica a la especie sin dimensión en el espacio ni en el tiempo. Es la especie que no evoluciona, estática e inequívocadamente definida. Claro es, que hoy día, tal concepto es insostenible y sólo se ha podido seguir aplicando a aquellas especies que no presentan subespecies, es decir son monotípicas, en contraposición con aquellas que tienen dos o más subespecies, las cuales se denominan politípicas.

La subespecie es la única categoría infraespecífica y se puede definir como “agregados de poblaciones locales, geográficamente definidos, los cuales difieren taxonómicamente de otros grupos similares”. Ello implica que sólo una subespecie, de cualquier especie politípica puede existir en un área determinada, es decir es una raza geográfica y puesto que dos áreas geográficas no son idénticas, es lo que respecta al medio ambiente, también puede decirse que la subespecie es una raza ecológica. De todas formas, la palabra “raza” no se usa en la taxonomía zoológica.

Categorías Supraespecíficas: En la escala jerárquica cada categoría superior incluye uno o más grupos del nivel inmediatamente inferior. La función de las categorías taxonómicas es reducir a un sistema práctico la gran diversidad orgánica. Los grupos pueden comprenderse y recordarse más fácilmente que las casi incontables unidades que lo componen Linnaeus reconoció cinco categorías taxonómicas: CLASE, ORDEN, GÉNERO, ESPECIE y VARIEDAD. Con el conocimiento de los animales se hizo necesario agregar otras más, las cuales han sido universalmente aceptadas. La variedad se corresponde con la subespecie, de tal manera que hoy día las categorías fundamentales son: REINO, PHYLUM, CLASE, ORDEN, FAMILIA, GENERO, ESPECIE y SUBESPECIE. La necesidad ha llevado, por lo menos en algunos grupos, a crear subdivisiones, las cual-es se forman combinados el nombre original de la categoría con los prefijos “súper” o “sub’, de acuerdo si es de mayor o menor rango. También se han creado nuevos nombres para algunas categorías, tal es el caso de “tribu”. El género es una categoría taxonómica que incluye una especie o grupo de especies que se presume tienen un origen filogenético común y está separado de otros géneros por una brecha natural.

Aún cuando ninguna especie se puede considerar como la típica de un determinado género, en la práctica el género se identifica con una especie típica que sirve como punto de partida para el concepto de género.

El género, para los evolucionistas, es un grupo de especies que tienen un ancestro común y en consecuencia sus caracteres típicos deben corresponder a los de la especie ancestral o aquellos que han sido conjuntamente seleccionados por todas las especies que lo forman.

La FAMILIA se puede definir como la categoría que incluye uno o más géneros con un origen filogenético común. El tipo de una familia es un género determinado como “típico” para que sirva de punto de referencia.

Las categorías taxonómicas de mayor rango que la familia no se basan en una especie o género típicos; sin embargo, son las más estables en la jerarquía taxonómica. En general, se definen en base a un patrón estructural fundamental. Con excepción de ciertos grupos altamente especializados, tales como el orden Chiroptera (Murciélagos) o el orden Siphonaptera (Pulgas) las categorías superiores no se pueden distinguir por caracteres adaptativos.

NOMENCLATURA ZOOLÓGICA

El papel de la Nomenclatura es la de proveer nombres a los taxones. Un nombre es solamente un símbolo convencional que sirve como referencia y evita la necesidad de utilizar una frase descriptiva que haría engorroso su comprensión. El objeto de los nombres es utilizarlos como forma de comunicación y para que pueda cumplir esta función deben ser comprendidos y tener el mismo significado para todas aquellas personas interesadas, en otras palabras los nombres deben ser universales y concretos.

Los nombres comunes de los organismos están en general tan lejos de cumplir estas condiciones que su uso sólo tiene importancia local y son imprácticos para la Nomenclatura. Por otra parte, existen muchos idiomas diferentes, algunos con alfabeto propio y frecuentemente, aún dentro del mismo idioma, los nombres pueden tener más de un significado cuando se utilizan para identificar los organismos. Para citar ejemplos en nuestro idioma, podemos mencionar el caso de nombres, como “Gusanos” que se utiliza indistintamente para Plantermintos, Nematodos, Larvas de Insectos, Anélidos y algunos otros animales que lo único que tienen en común es su forma alargada. Otro ejemplo podría ser el término “Perro de agua” utilizado tanto para un Insecto como para uno o varios Mamíferos. La Nomenclatura biológica intenta evitar estos defectos Y por esta razón establece las reglas llamadas CÓDIGOS DE NOMENCLATURA. La propuesta y uso de los nombres científicos de los organismos clasificados como animales están regulados por el CÓDIGO INTERNACIONAL DE NOMENCLATURA ZOOLÓGICA (abreviado en Ingles: I.C.Z.N.). Existen también un Código Internacional de Nomenclatura Botánica y otros de Nomenclatura Bacteriológica. Los tres códigos difieren en pequeños detalles y en su formato, pero el fundamento operativo de cada uno de ellos está basado en una serie de reglas o artículos numerados, algunos de los cuales están complementados por recomendaciones.

El código de Zoología puede modificarse solamente en un Congreso Internacional de Zoología, siguiendo una recomendación de la Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica, presentada y aprobada previamente por la Sección de Nomenclatura del Congreso. El Código es redactado bajo los auspicios de la Comisión Internacional a través de un Comité Editorial, el cual es elegido durante el Congreso. Las propuestas deben ser sometidas a la Secretaría de la Comisión, al menos con un año de antelación de la celebración del próximo Congreso Internacional.

Para ser universales, los nombres científicos deben escribirse en el mismo alfabeto y en el mismo idioma, por ello se establece que todos sean escritos en Latín, con el alfabeto latino y sometido a las reglas gramaticales latinas. Los nombres científicos de los organismos vivos son nombres latinos o latinizados, incluso en el caso de que deriven de un idioma distinto al latín.

Los nombres de los taxa superiores al rango género, se escriben con un sólo término (uninominales) y son sustantivos plurales (o adjetivos usados como sustantivos) que se escriben con mayúscula. Los nombres de taxa por encima del rango de superfamilia no están gobernados por el Código de Nomenclatura Zoológica.

Los nombres de géneros son también uninominales. Son sustantivos en singular escritos con mayúscula, por ejemplo: Felis, Gryllus, Spiza, Globodera.

Existen terminaciones normalizadas para los nombres de ciertos taxones, específicamente para las categorías superfamilia, familia, subfamilia y tribus.

CUADRO Nº 3

CATEGORIA TERMINACION NORMALIZADA EJEMPLO
Superfamilia - oidea Elapoidea
Familia - idae Micruridae
Subfamilia — inae Crotalinae
Tribus — ini Delphacini

Las terminaciones para superfamilia y tribus sólo son recomendaciones y no obligatorias en el Código Zoológico. Se han creado también terminaciones que han sido adoptadas y muy utilizadas sin estar necesariamente reglamentado su uso, como es el caso de los órdenes de Aves que tienen la terminación “-formes-”, ejemplo: Anseriformes, Passeriformes, Columbriformes

Los nombres de las especies consisten en dos términos y por ello se llaman binomiales. Consiste en el nombre del género al cual pertenece la especie seguido de un segundo término que es peculiar para la especie, por ejemplo: Mazama americana, Aratinga pertinax, Plasmodium falciparum. El segundo término puede ser adjetivado, en cuyo caso debe estar de acuerdo gramaticalmente con el nombre genérico, un sustantivo en aposición gramatical o un sustantivo en genitivo. Este segundo término se escribe con minúscula y por sí mismo carece de validez y no puede usarse nunca, para referirse a un organismo, sin estar acompañado del primer término o nombre genérico. Por ejemplo, el nombre científico del Pájaro Arrocero es Spiza americana y no puede denominarse simplemente como americana puesto que pueden haber otras especies con este epíteto específico formando parte del nombre, tal como el Venado Matacán, Mazama americana. Sin embargo, una vez que el nombre completo de una especie ha sido citada en un texto, su primer término, es decir, el genérico es frecuentemente abreviado utilizando su letra inicial en las citas siguientes. Ejemplo: S. americana.

Hay dos condiciones básicas que deben tenerse en cuenta antes de formular correctamente un nombre dentro del sistema de la Nomenclatura, la primera es que debe ser publicado en un medio que cumpla con los requerimientos del código y como segunda condición, debe estar acompañado de una descripción conforme también con los requerimientos del código.

A continuación se presenta un extracto del Código Internacional de Nomenclatura Zoológica adoptado por el XV Congreso Internacional de Zoología, reunido en Londres en 1958 y modificado en el XVI Congreso en 1963. Se presentan sólo aquellos artículos considerados de interés, respetando el número original.

1. DE LA NOMENCLATURA ZOOLÓGICA

ARTICULO 1: La Nomenclatura Zoológica es el sistema de nombres científicos que se aplican a las unidades taxonómicas o taxas (singular: taxón) de animales conocidos en la naturaleza, sean vivientes o fósiles.

ARTÍCULO 2: La Nomenclatura Zoológica es independiente de los otros sistemas de Nomenclaturas y en ese sentido no se ha de rechazar el nombre de un taxón animal por el mero hecho de resultar idéntico al nombre de un taxón que no pertenezca al Reino Animal.

ARTICULO 3: La décima edición del Systema Naturae de Linnaeus marca él comienzo de la aplicación de la Nomenclatura binomial en Zoología. La fecha de 1 de enero de 1758 ha sido establecida de un modo arbitrario como fecha de publicación de dicha obra y corno arranque de la Nomenclatura Zoológica.


II. DEL NUMERO DE PALABRAS EN LOS NOMBRES ZOOLÓGICOS.

ARTÍCULO 4: El nombre de un taxón de rango superior al nivel de especie consta de una palabra (uninominal).

ARTICULO 5: El nombre de una especie consta de dos palabras ( es un binomio) y el de una subespecie de tres palabras (es un trinomio), en cada caso, la primera palabras es el nombre genérico, la segunda el nombre específico y la tercera, si se utiliza, es el nombre subespecífico.

ARTÍCULO 6: Cuando se emplea el nombre de un subgénero en combinación con un nombre genérico y un nombre especifico, debe colocarse el subgénero encerrado entre paréntesis. No se computa como parte del nombre de una especie, ni de una subespecie.

III DE LOS CRITERIOS DE PUBLICACIÓN

Incluye los artículos 7 al 9, donde se aplican las disposiciones referentes a lo que se considera una publicación.

IV. DE LOS NOMBRES UTILIZABLES.

Los articulos 10 al 20 se refieren a los casos en que se considera que un nombre es utilizable, cómo deben formarse y motivos de rechazo.

V. DE LA FECHA DE PUBLICACION

Los artículos 21 y 22 se refieren a la forma de interpretación de la fecha, su manera de mencionarla y es interesante conocer lo establecido con respecto a la cita de la fecha:

ARTÍCULO 22: Si se cita la fecha de publicación de un nombre, ésta seguirá al nombre del autor con interposición de una coma.

Ejemplo: Rima arcana Needham, 1933

Recomendación 228: Si el nombre ha sido modificado, la fecha original de publicación debe incluirse en el mismo paréntesis que el nombre del autor original con interposición de una coma.

Ejemplo: Rimanella arcana (Needham, 1933)

VI. DE LOS NOMBRES VALIDOS

ARTICULO 23: Ley de prioridad. El nombre válido de un taxón es el nombre utilizable más antiguo que se haya aplicado, suponiendo que el nombre no ha sido invalidado por alguna otra disposición del código.

ARTICULO 24: Si han sido publicados simultáneamente nombres idénticos para taxa diferentes o más de un nombre para un taxón único, ya que en el mismo trabajo o trabajos diferentes, su prioridad quedará determinada por la acción del primer revisor.

VII. DE LA FORMACIÓN Y ENMIENDA DE LOS NOMBRES

ARTÍCULO 25: Los nombres zoológicos deben formarse de conformidad con lo dispuesto en los artículos 26 al 31.

ARTÍCULO 26: Si un nombre está basado er un nombre compuesto, las dos palabras deberán escribirse reunidas, sin guión y si no fue publicado así, el nombre será tratado como si originalmente se hubiese publicado bajo tal forma.

Ejemplo: Calliphora terrae-novae es incorrecto y debe ser Calliphora terraenovae.

Un número o adjetivo numeral o adverbio de orden que forma parte de un nombre compuesto se escribirá como palabra entera y reunida, sin ningún guión.

Ejemplo: Aeshna 20-punctata es incorrecto, debe ser Aeshna vigintipunctata.

Si el primer elemento de un nombre compuesto del nivel especie es una letra latina, usada para denotar un carácter del taxón, se unirá al resto del nombre con un guión.

Ejemplo: c-a1bum

Una palabra abreviada que forme parte de un nombre compuesto, debe escribirse con todas sus letras y unida al resto del nombre.

Ejemplo: Sanctijohannis y no s.johannis, ni st.johannis, ni stijohannis ni cualquier variante con guión.

ARTICULO 27: En un nombre zoológico no se usarán signos diacríticos, apóstrofos ni diéresis, el guión se usará sólo como lo especifi:a el articulo 26.

Ejemplos: nuñezi es incorrecto, debe ser nunezi.
mülleri es incorrecto, debe ser mulleri.

ARTICULO 28: Los nombres de los niveles familia y género se imprimirán con una inicial mayúscula y los nombres del nivel especie con una inicial minúscula.

ARTICULO 29: Un nombre del nivel familia se forma añadiendo -IDAE para la familia, e -INAE para la subfamilia, a la raíz del nombre del género-tipo.

Se recomienda la terminación -OIDEA para los nombres de las superfamilias e -INI para los de tribus.

ARTICULO 30: Si un nombre del nivel especie es un adjetivo en nominativo singular debe concordar siempre en género gramatical con el nombre genérico con el que resulte combinado, y su terminación cambiará si es necesario, cuando la especie sea transferida a otro género.

Ejemplo: Libellula vulgata cambió a Sympetrum vulgatum.

ARTICULO 31: Un nombre del nivel especie si es un sustantivo que deriva de un nombre propio actual de persona deberá terminar en -i si el nombre propio es el de un hombre, -orum si es conjuntamente varios hombres o de un hombre (u hombres) y una mujer (o mujeres), -ae si es el de una mujer y -arum si de varias mujeres.

Ejemplo: cuvieri, marianae, braunarum.

Los artículos 32, 33 y 34 se refieren a la grafía original y enmiendas al respecto.

VIII. DE LOS TAXA DEL NIVEL FAMILIA Y DE SUS NOMBRES

ARTICULO 35: El nivel familia comprende las categorías tribu, subfamilia, familia y superfamilia y cualquier otra categoría suplementaria que se requiera.

Los articulos 36 al 41 se refieren a las categorias coordinadas, taxones subordinados, homonimia, sinonimia del género tipo y géneros tipos identificados erróneamente.

IX DE LOS TAXA DEL NIVEL GENERO Y DE SUS NOMBRES

ARTICULO 42: El nivel género incluye las categorías género y subgénero. Cada taxón del nivel género se define objetivamente sólo por referencia a su especie tipo.

Los artículos 43 y 44 se refieren a categorías coordinadas y taxones subordinados.

X. DE LOS TAXA DEL NIVEL ESPECIE Y DE SUS NOMBRES

ARTICULO 45: El nivel especie, a los efectos de este código, incluye las categorías especie y subespecie. Cada taxón del nivel especie queda definido objetivamente sólo por referencia a su ejemplar tipo.

El uso, antes de 1961, de cualquiera de los términos “variedad” o “forma no se interpretará como una declaración explícita, ni de rango subespecífico, ni de rango infrasubespecífco; en consecuencia su uso debe interpretarse como denotador de rango subespecífico (subespecie), después de 1960, un nombre nuevo publicado como una ‘variedad o “forma se considerará como de rango infrasub~specífico.

Los artículos 46 al 49 se refieren a categorías coordinadas, taxones subordinados, binomios e identificaciones erróneas.

XI. DEL AUTOR

ARTICULO 50: El nombre del autor (o los autores) de un nombre científico es (son) la persona (las personas) que por primera vez lo ha (n) publicado.

ARTICULO 51: El nombre del autor no forma parte del nombre de un taxón y su cita es optativa. El nombre del autor original, cuando se cite, seguirá al nombre científico sin utilizar ningún signo de puntuación. El nombre de quien haya usado posteriormente el nombre científico, si se cita, deberá separarse de un modo distinto..

Ejemplo: Cáncer pagurus Linnaeus; es el autor original.

Cáncer pagurus: Latreille; es quien lo usó.

Cáncer pagurus Latreille; es incorrecto.

Si un taxón del nivel especie fue descrito en un género dado y transferido más tarde a otro, el nombre del autor original, si se cita, se incluirá entre paréntesis.

Ejemplo: Taenia diminuta Rudolphi, al ser transferida al genero Humenolepis se cita como Humenolepis diminuta (Rudolphi).

Si además se desea citar el nombre del revisor que lo transfirió a otro género, éste deberá seguir a los paréntesis que encierran el nombre del autor original.

Ejemplo: Linmatis nilótica (Savigny) Moquin—Tandon

XII. DE LA HOMONIMIA

ARTICULO 52: En el sentido del código, homonimia es la identidad en la grafía de nombres utilizables para designar, dentro del mismo género, taxones diferentes del nivel especie, o taxones diferentes del nivel género o dentro del nivel familia.

ARTICULO 53: Cualquier nombre que sea homónimo posterior de un nombre utilizable debe ser rechazado y sustituido.

Los artículos .4 al 60 se refieren a los diferentes casos de homonimia que pueden presentarse.

Ejemplo: En género Delphax para un Mamífero en 1972 y el género Delphax para un Insecto en 1890. El género Delphax del Insecto es un homónimo y debe ser rechazado.

XIII. DEL CONCEPTO DE TIPO

ARTICULO 61: El “tipo” representa un modelo de referencia para determinar cual sea el sentido de aplicación de un nombre científico. El tipo de una especie nominal es un ejemplar, el de un género nominal es una especie nominal, y el de una familia nominal es un género nominal.

XIV. DE LOS TIPOS EN EL NIVEL FAMILIA

Los artículos 62 al 85 se refieren a la aplicación, tipos de taxones del nivel familia, elección de género tipo e identificación del género tipo.

XV. DE LOS TIPOS EN EL NIVEL GÉNERO

Los artículos 66 al 70 se refieren a la aplicación> tipos de taxones del nivel género y otros aspectos relacionados.

XVI. DE LOS TIPOS EN EL NIVEL ESPECIE

ARTÍCULO 71: Las disposiciones de este título se aplican indistintamente a todas las categorías en el nivel especie.

ARTICULO: 72: El tipo de cada taxón del nivel especie es un ejemplar único. Los tipos deben ser mirados como patrimonio de la ciencia por todos los zoólogos y por todas aquellas personas responsables de su salvaguarda.

La serie tipo de una especie consta de todos, los ejempiares sobre los cuales su autor basó la especie.

ARTICULO 73: Si una especie nominal se basa en un ejemplar único dicho ejemplar es un “holotipo”. Si una especie nominal nueva no tiene holotipo, todos los ejemplares de la serie tipo son “sintipos”. Se recomienda que un zoólogo, al describir una especie nueva, deberia designar claramente un ejemplar único como holotipo de dicha especie Cuando se tiene una serie típica y de allí se designa .el holotipo, cada uno de los restantes ejemplares de la serie deban rotularse como “paratipos” para poder identificar a la serie tipo original

ARTICULO 74: Si una especie nominal no tiene holotipo, cualquier zoólogo puede designar uno de los sintipos como “lectotipo”.

ARTICULO 75: Un zoólogo puede designar otro ejemplar para que sirva como el “neotipo” de una especie, si todos los sintipos, o el holotipo, o el lectotipo se han Perdido o destruido.

XVII. DE LA COMISIÓN INTERNACIONAL DE NOMENCLATURA ZOOLÓGICA

Los artículos 76 al 82 se refieren al estatuto de la comisión, su autoridad, funciones y ejercicio de poderes.

XVIII. DE LAS DISPOSICIONES QUE RIGEN ESTE CÓDIGO

ARTICULO 83: El título de estas reglas y recomendaciones e “Código Internacional de Nomenclatura Zool6gica”, adoptado por el X Congreso Internacional de Zoología, Londres, julio de 1958.

ARTÍCULO 84: Este código entrará en vigor el día de su publicación y quedarán sin efectos las ediciones anteriores.

ARTÍCULO 85: Los textos francés e inglés del código son equivalentes en valor, significado y autoridad.

ARTÍCULO 86: Las disposiciones de este código se aplican a todo los nombres y trabajos zoológicos publicados después de 1757.

ARTÍCULO 87: Las enmiendas a este Código podrán hacerse sólo por un Congreso Internacional de Zoología que actúe sobre una propuesta c la comisión.


IDENTIFICACIÓN Y CLASIFICACIÓN



Las características utilizadas para la identificación clasificación:

— Escamación externa (lepidosis o folídosis).
— Dentición.
— Hemipenes.
- Aspecto corporal.
- Forma de vida.
- Ponzoña en caso de tenerla.
- Dimensiones.
- Hábitos alimenticios.

Las tres primeras son las más exactas y utilizadas en la mayoría de los casos.

Excamación externa: Se toma en consideración su número, forma y disposición. comprende:

A.- Escamación cefálica: Escamas que recubre la cabeza:

Dorsalmente:

— Rostral.
— Nasal - Prenasal, si es dividida Postnasal.
— Prefrontales.
— Frontal.
- Loreal) (presente o no).
— Internasales.
- Preoculares.
— Supraoculares.
- Postoculares.
— Supralabiales.
- Temporales.
— Parietales.

Ventralmente:

— Infralabiales.
- Mental o Sínficial.
— Geniales anteriores.
— Geniales posteriores.
- Guiares.

B.- Escamación dorsal: Cubre todo .1 dorso y está dispuesta en número de hileras longitudinales hasta el ano, con o sin reducción~ o sea, en la parte dorsal, delantera tiene un número definido de hilera. de escamas, pero en la parte posterior puede tener •lmlsmo o meno. hileras.

C.- Escamación ventral: Como su nombre lo indica, comprende aquellas escamas situadas en la parte ventral del cuerpo de la Serpiente hasta el ano, y las cuales sirven en la locomoción.

Las escamas ventrales ocasionalmente alguna dividida. El número de escamas ventrales está relacionado frecuentemente al dimorfismo sexual, los machos poseen menor número de ventrales que las hembras, aunque. no en todas las especies.

D.- Escama o placa anal: La cual cubre la parte ventrai ae :a cola, puede ser enteras o divididas.

E.- Escamas subcaudales: Cubren la parte ventral de la cola, pueden ser enteras o divididas.

Dentición Maxilar: Ya se habló anteriormente sobre este punto, se dividen en varios grupos.


GLOSARIO


COTIPO: Término que se ha empleado en el sentido de sintipo o de paratipo. Se recomienda evitar su uso.

EJEMPLAR TIPO: Ejemplar único (holotipo, lectotipo o neotipo) que es el tipo de un taxón del nivel especie.

ESPECIE: Categoría por debajo del nivel género, unidad fundamental de la clasificación Zoológica.

ESPECIE NOMINAL: Especie que recibe nombre, definida objetivamente por su ejemplar tipo.

ESPECIE TIPO: La especie nominal es el tipo de un taxón del nivel género.

FAMILIA NOMINAL: Familia que recibe el nombre, objetivamente definida por su género tipo.

GENERO NOMINAL: El género que recibe nombre, objetivamente definido por su especie tipo.

GENERO TIPO: El género nominal que es el tipo de un taxón del nivel familia.

HOLOTIPO: El ejemplar único designado como el tipo de un taxón nominal del nivel especie en el momento de su publicación original.

HOMONIMO: Cada uno de los dos o más nombres idénticos que designan a taxones diferentes del nivel especie o cualquier otro nivel.

INCERTAE SED1S: Posición taxonómica dudosa.

INFRASUBESPECIFICO: Califica a una categoría a un nombre de rango inferior a la subespecie y que no está sometido a las disposiciones de) código.

LECTOTIPO: Uno de varios sintipos designados con posterioridad a la publicación original de un nombre del nivel especie, como el ejemplar tipo “.

LOCALIDAD TIPO: Lugar geográfico del que es originario el ejemplar tipo de un taxón del nivel especie.
NEOTIPO: El ejemplar único designado como el ejemplar tipo de un taxón nominal del nivel especie cuyo holotipo ( o lectotipo) y todos los paratipos o todos los sintipos se han perdido o destruido.

NOMEN DUBIUM: Nombre que no puede aplicarse con certidumbre a ningún taxón conocido.

NOMEN NOVIUM: Un nombre nuevo publicado expresamente para sustituir a otro anterior y que sólo será válido si el más antiguo era un nombre pre-ocupado. Es un nombre de reemplazo.

NOMEN NUDUM: Nombre que, si ha sido publicado antes de 1931, no satisface las disposiciones de los artículos 12 y 16, o si ha sido publicado después de 1930, no cumple las condiciones del artículo 13. 0 sea: un nombre científico que ha sido publicado por primera vez pero sin estar acompañado por una descripción de la especie correspondiente.

NOMEN OBLITUM: Nombre olvidado.

NOAEN TRIVJALE: Expresión empleada por Linnaeus y otros en el sentido de “nombre especifico”. Usado por ciertos autores en el sentido de nombre vulgar o común.

PARALECTOTIPO: Cada uno de los sintipos originales que quedan después de seleccionados (entre ellos) un lectotipo.

PARATIPO: Cada uno de los ejemplares de una serie tipo que no sea el holotipo.

SINONIMO: Cada uno de los nombres aplicados a un mismo y único taxón.

SINTIPO: Cada uno de los ejemplares de una serie tipo en la que no se ha designado holotipo.

SPECIES INQUIRENDA: Una especie identificada dudosamente que requiere una investigación posterior.

SUBESPECIE: Categoría del nivel especie subordinada a la especie. Es la categoría más baja reconocida en el código.

TAUTONIMO: Un mismo y único nombre que se aplica por una parte al género y por otra a la especie en el incluida. Ejemplo: Iguana iguana.

TAXON: Toda unidad taxonómica que se emplee en Zoología. (Plural: Los taxa).

TIPO: Modelo de referencia que permite aplicar con precisión un nombre zoológico.
Imagen